sábado, 14 de agosto de 2010

Hay bolas que no pasan

¡Cómo nos podemos tragar que se haya firmado un protocolo en el que se da el visto bueno a la realización, por fin, del AVE a Cantabria! No se lo cree nadie que tenga un mínimo de sentido común.
Hemos oído y leído al Sr. Ministro Blanco declarar reiteradas veces que es un objetivo casi imposible de realizar para Cantabria. Siendo una Comunidad de apenas 600 000 habitantes, y viviendo esta crisis, que es un lujo no tener uno, sino dos AVE´s, como pregonó el futuro hijo adoptivo de casi media Palencia. Luego si lo queríamos tendría que ser el que pasase por el País Vasco. Más absurdo, porque si les dijéramos a nuestros vecinos los vascos que su AVE tendría que pasar por Cantabria se armaría la que cada uno se imagina y más.
Está claro que esa “firma” le ha servido a nuestro Presidente como el auténtico “pase” valedero para poder afrontar la próxima campaña con algo de dignidad.
Al Gobierno Socialista no le cuesta un euro y al Sr. Revilla le da alas –como una marca de bebida muy conocida, por no decir de compresas, para poder planear y volar bajo- Ya veremos cuando se estudien los plazos de licitación y los de ejecución qué cara se le va a quedar, no pudiendo defender lo indefendible. Entonces volverá a amenazar con la ruptura del pacto -encarándose a los “socialistas”-, con presentarse a las Generales y poder sacar un diputado nacional –ahora a los ”populares”-, o por qué se yo que otra absurdez que se le ocurra.
Señores regionalistas seamos serios, han echado un pulso con un proyecto que hoy por hoy es muy difícil de ejecutar, ya sólo por la falta material de tiempo, y siguen de pataleta. Todo esto sólo perjudica a Cantabria, nuestra Cantabria, mi Cantabria. No la deterioren más, no la humillen más, no la hundan más. Dudo que a estas alturas después de casi ocho años, que son más, nos hagan pensar que les importa su “Tierruca”.
Por eso, hay bolas que no se pueden pasar por muy bien que nos funcionen las glándulas salivares. Esperemos que nuestro Presidente vaya por fin a la Moncloa y lleve, en vez de anchoas y orujo unos buenos tirantes o un buen cinturón, que aguanten bien los pantalones y reivindique la competitividad y la prosperidad que todos los cántabros queremos para nuestra tierra.
Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada